fbpx Saltar al contenido

¿Cómo Controlar La Ansiedad De Comer A Cada Rato?

Amigos lectores, nuevamente estamos por aquí para hablar de un tema que quizás pueda parecer común para muchas personas, sin embargo no deja de ser interesante, hablaremos de la ansiedad. La ansiedad puede presentarse de muchas formas y afectar diferentes aspectos, Hoy hablaremos de la ansiedad de comer y de ¿cómo controlar la ansiedad de comer a cada rato?.

De seguro has escuchado que a un amigo o amiga le sucede que cuando pasan por alguna dificultad emocional les da por quedarse en sus casa, a comer y comer. Este comportamiento que pudiera parecer común en muchas personas, corresponde a un patrón de conducta que se origina cuando se presenta la ansiedad.

En términos generales, no sería una conducta negativa, a menos que afecte negativamente el desempeño de la persona, es decir, en el caso que no se puedan controlar las ganas de comer a cada rato.

Realmente la ansiedad de comer y comer puede volverse un grave problema de salud. De hecho la comida se ha convertido en parte de la psique de las personas, la usan como recompensa, como castigo o como salud, según cómo se sientan al respecto.

Si tienes ansiedad por la comida, probablemente esté más relacionada con la forma en que ves los alimentos, que con los alimentos en sí. Aprender a lidiar con tus emociones acerca de los alimentos facilitará la alimentación para una buena salud y una buena nutrición, evitando así la ansiedad por comer más y el estrés relacionado.

¿Cómo Controlar La Ansiedad De Comer A Cada Rato?

Cómo-Controlar-La-Ansiedad-De-Comer-A-Cada-Rato

Las ganas de picar y comer se pueden originar básicamente por unos 3 motivos. Pueden deberse por tener una alimentación no adecuada poco balanceada y donde tu cuerpo no reciba los nutrientes necesarios.

También esas ganas incontroladas de comer pueden originarse por pasar muchas horas sin comida, lo que originará un descontrol en tu apetito. Y en el tercer lugar lo que puede producir que no pares de comer es la ansiedad y el estrés.

[su_carousel source=”category: 7″ link=”post” target=”blank” height=”160″ items=”2″]

Entonces a continuación vamos a ver algunos tipos o trucos que te podrán ayudar a controlar esas ganas de comer descontroladas. En teoría es bastante sencillo de resolver comparado con otros tipos de ansiedad, y en general el nivel de ansiedad de comer que experimentan las personas es bastante suave.

Lo que hay que tener en cuenta acerca de la ansiedad por los alimentos es que se debe al miedo a no poder obtener el “golpe” que necesitamos de los alimentos, para cualquier propósito que lo necesitemos.

Básicamente, se podría decir que es un problema de química cerebral. Es posible que haya oído hablar de la dopamina. Es un neurotransmisor que es responsable de cosas como aumentar el estado de ánimo, el placer, la motivación, la compulsión, la competitividad, el impulso, etc.

Controla los centros de placer y recompensa el cerebro. Cuando recibimos un “golpe de dopamina”, sentimos una recompensa. La dopamina se libera en actividades tales como comer, tener relaciones sexuales, ejercitarse, consumir drogas recreativas, incluso obtener la afirmación de los demás, etc.

Nos hace sentir muy bien, y luego refuerza esos comportamientos al hacernos querer, hacer lo que sea necesario para experimentar ese placer de nuevo.

El problema con la liberación de dopamina es que lo logramos más plenamente al participar en conductas de búsqueda de placer, a menudo las mismas que priorizan la gratificación instantánea sobre el éxito a largo plazo.

Y cuanto más presionamos el botón de dopamina, más esas vías se vuelven menos receptivas. Y terminamos necesitando más para lograr el mismo efecto. Esto podría explicar por qué, por ejemplo, solías sentirte satisfecho con un par de galletas, y ahora necesitas comer un paquete entero.

Y para no ir demasiado lejos del tema, esta es la misma razón por la que mirar demasiado porno puede hacer que alguien sea menos capaz de emocionarse durante el sexo real.

Controlando La Ansiedad De Comer

Existen muchas maneras de tratar con este tipo de ansiedad sin necesidad de llegar a medicarse. Sigue leyendo para que veas algunos pasos al respecto.

Paso 1

Haz una lista de las razones por las que te sientes ansioso por la comida. Esto va a ser clave para hacer los cambios necesarios para así superar la ansiedad. Ten en cuenta si te preocupa aumentar de peso, enfermarte o caer en viejos patrones de alimentación. Intenta identificar dónde se originó la ansiedad.

Si sufriste de algún trastorno alimenticio en el pasado, esta podría ser la causa. O podría provenir de la presión de grupo social o de una experiencia pasada. El objetivo es identificar la causa.

Paso 2

Si la comida te enferma, habla con tu médico sobre probar una dieta de eliminación de los alimentos que pueden enfermarte.

Escribe una lista de las cosas que puedes hacer para enfrentar esos sentimientos. Por ejemplo, puedes mantener un diario o registro de alimentos para ayudarte a rastrear las calorías y no tener que preocuparte por comer demasiado.

Entonces, como mencionamos, si la comida te enferma, habla con tu médico especialista sobre probar una dieta de eliminación para determinar si eres alérgico a un alimento específico, como el trigo o los lácteos.

Paso 3

Aprende más sobre nutrición. Si te preocupa aumentar de peso, aprende cuántas calorías necesitas para mantener tu peso actual. De esta forma puedes controlar tu ingesta de calorías y no tener que preocuparte cada vez que te sientes a comer.

Paso 4

Come en horarios preestablecidos y de manera regular. Si siempre estás comiendo en el camino o durante el día, puedes terminar preocupándote o pensando en la comida todo el tiempo. Al planificar tus comidas, puedes ocuparte de los alimentos solo unas pocas veces al día en las horas planificadas, luego continuar con tu vida y tus otras actividades.

Además en los casos que pasas muchas horas entre comidas pueden llegar a suceder 2 cosas. Una de ellas sería que tu metabolismo se hace más lento como una medida de supervivencia por la falta de alimentos, es decir se pone en modo ahorrador.

La otra cosa que tiende a ocurrir en los casos de pasar grandes cantidades de horas sin comer, es que aparece un hambre incontrolable, la cual no vas a poder saciar con simples zanahorias, o con comidas sanas.

La recomendación en estos casos es poner horarios de comidas durante el día. Se pueden establecer una planificación de comer cada 3 horas. En este caso la comida no es necesario que sea un plato gigante con grandes cantidades, sino puedes adaptarte a comer tentempiés, los cuales vas a llevar contigo durante tus actividades diarias.

Paso 5

Evitar los azucares, las harinas procesadas y refinadas, te ayudará a evitar que te suba el azúcar en la sangre, al poco rato una bajada repentina de azúcar. Cuando esto te sucede produce un gran deseo se comer voraz.

Para hacer esto puedes comenzar sustituyendo la azúcar refinada por azúcar de caña, por ejemplo. También puedes utilizar la estevia para endulzar tus comidas. Otra elección de cereales que sean diferentes al trigo, como la espelta, la avena o el centeno.

Ya con las indicaciones anteriores, al aplicarlas conscientemente y de forma regular, observarás que tus hábitos van cambiando con el tiempo y esto finalmente se traducirá en que las ansias de comer de manera desesperada van a ir disminuyendo hasta que finalmente desaparezcan.

Si notas que sigues sin progresar, entonces la recomendación es, que vayas al médico o a un especialista en nutrición, en este caso te recetará algunos medicamentos, sin embargo igualmente deberás cambiar tus hábitos alimenticios, y tener horarios de comidas, para superar el problema de forma positiva.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.