fbpx Saltar al contenido

¿Qué Hacer En Caso De Un Ataque De Pánico?

Imaginen este caso: Un sujeto, hombre de cuarenta años de edad es trasladado a urgencias. Se encuentra empapado en sudor y su corazón está muy acelerado, dificultándole respirar. Su esposa lo acompaña y ambos están seguros de que está sufriendo un ataque cardíaco. Es posible, sin embargo que los médicos que lo atienden le indican que su corazón está en perfecto estado. Lo que le está afectando es un ataque de pánico.

Pueden ser realmente escalofriantes y estos pueden presentase sin previo aviso, creando una sensación de miedo imprevisto y de nervios exorbitantes por un lapso de diez minutos e incluso más. Hay señales físicas que podrían maximizar el ataque. El pulso y los latidos del corazón acelerados, el sudor frío que cubre la piel, la sensación de no poder respirar o de desfallecimiento siendo esta posiblemente la más grave; la sensación de que se está perdiendo el juicio.

Los ataques de pánico es uno de los síntomas de los trastornos del pánico, una variante de los trastornos de ansiedad que padecen alrededor de dos millones y medio de personas adultas solamente en Estados Unidos. Normalmente dicho trastorno se desarrolla durante la etapa final de la adolescencia de la persona y el principio de la etapa adulta, siendo más propenso en mujeres que en hombres, siendo éstas el doble en proporción de los afectados.

¿Qué Hacer En Caso De Un Ataque De Pánico?

Qué hacer en caso de un ataque de pánico

No hay una prueba que indique lo que propicia el trastorno del pánico, sin embargo hay especialistas que creen que se trata de una mezcla de elementos ambientales y biológicos que incluyen antecedentes en la familia (en muchos casos, el trastorno de pánico puede ser hereditario), situaciones que hayan causado mucho estrés en la vida de la persona, pensamientos que tienden a exagerar las reacciones comunes físicas e incluso el abuso del alcohol o posibles drogas.

¿Qué sucede realmente?

Todas las personas responden de manera física al estrés. Existe la posibilidad de sentir cierta ansiedad en relación a determinados problemas de su entorno, ya sea trabajo o relaciones personales, alguna evaluación o por una decisión que pueda ser importante. Pero si una persona sufre de algún trastorno del pánico tiende a reaccionar físicamente a las mismas situaciones de una forma exagerada, como si un peligro inminente se acercara o si su vida dependiera de ello. Un estado constante de adrenalina y pánico.

Es por esta razón que se cree que los ataques de pánico causan el doble de terror en las personas, debido a que no hay una situación peligrosa real que induzca a una reacción tan desmedida. Lo peor de todo es que los ataques pueden ocurrir en cualquier momento, ya sea en un día de picnic con los amigos, caminando con el parque con su pareja, haciendo compras, inclusive se pueden manifestar durmiendo por culpa de algún sueño.

Síntomas Del Ataque De Pánico

Estos ataques se caracterizan por crear sensaciones inesperadas de pánico que atacan al individuo sin aviso alguno. Pueden pasar en cualquier instancia como dijimos, incluso al tener algún sueño. Estos individuos son capaces de creer que están perdiendo la razón o que están teniendo un ataque al corazón e incluso sienten todos los síntomas que esto acarrea. El pánico que les da al sufrir el ataques no tienen proporción alguna a la situación real que están experimentando, incluso puede que no tengan relación alguna.

Algunos de los síntomas más comunes son los siguientes:

  • Latidos del corazón acelerados.
  • Tener la sensación de debilidad, desfallecimiento o desmayo.
  • Sensación de adormecimiento en las extremidades inferiores y superiores.
  • Sensación de horror, proporcional a la muerte misma
  • Sudor frío y escalofríos.
  • Dolor en el área pectoral.
  • Dificultad para respirar normalmente.
  • Sensación de que se está perdiendo el control.

Estos síntomas y los ataques de pánicos comúnmente son rápidos y no duran más de diez minutos, sin embargo, varios de estos síntomas pueden perdurar por mayor tiempo. Cuando una persona ha sufrido de algún episodio de pánico, es más probable que sufra otro a que una persona lo tenga por primera vez y si esto ocurre de forma constante y la persona siente el miedo o la ansiedad de sufrir más episodios, se puede considerar que está padeciendo de un trastorno del pánico.

Es normal que con el pasar del tiempo, las personas que están constantemente asediados por ataques de pánicos desarrollen un temor perenne al sufrir más. Dicha sensación de miedo puede afectar de forma grave el día a día de un individuo, teniendo consecuencias en la vida diaria. Estas personas son capaces de llegar al punto de negarse a salir de casa o hacer actividades que le recuerden episodios traumáticos u otros ataques, derivando a sufrir fobias como la agorafobia (temor a dejar la zona de confort) o la enoclofobia (miedo a las multitudes).

¿Cómo Manejar Un Ataque De Pánico?

Para la fortuna de muchos, este tipo de trastorno es uno de los que más tratamiento existente posee, la terapia de conversión, ya sea de biorretroalimentación o cognitiva, es una gran ayuda ya que puede alterar las respuestas de nuestro cuerpo a ciertos estímulos.

También existen medicinas que ayudan al pánico, como los antidepresivos. Los betabloqueantes, pueden ser otra elección. Todo esto puede combinarse a ciertos cambios en la forma de vivir de la persona pueden ayudar a reducir considerablemente los ataques de pánico.

Los especialistas incitan a no dejar que los ataques de pánico nos controlen a las personas. Estos suceden, sí, pero es pasajero y los síntomas que se crean no son consecuencias de algún peligro real. La persona siempre debe tenerlo presente y recordádselo a sí mismos.

La persona no debe enfocarse en salir del ataque de pánico, por el contrario, si está dentro de la posibilidad, no se deben dejar las actividades que estaba haciendo hasta que el episodio haya terminado.

La persona no debe huir de la sensación de miedo. Si se enfrente a ella, la persona podrá descubrir que en realidad no sucede nada grave.

Ejercicios Respiratorios Durante Los Ataques De Pánico

El síntoma más común de estos episodios es la respiración descontrolada y acelerada, así que saber manejarla puede ser una forma precisa para manejar dicha situación.

Inhale de manera profunda y suave por la nariz el mayor tiempo que se pueda y exhale de la misma forma, hasta vaciar sus pulmones. En algunos casos, las personas hacen un conteo hasta cinco entre cada inhalación y exhalación.

Cerrar ambos ojos mientras se respira ayudará a la relajación.

Siguiendo estos ejercicios el ataque de ansiedad debería bajar de intensidad y el malestar desaparecer, dando paso a posible cansancio.

Formas En Las Que Se Puede Prevenir Un Ataque De Pánico

Los ejercicios de respiración diarios pueden ayudar a la persona a advertir los ataques de pánico y calmarlos al momento que se produzcan.

Hacer ejercicios de manera frecuente puede ayudar a manejar de mejor forma los niveles de estrés que ocupe. Los ejercicios aeróbicos en especial ayudan a soltar la tensión del cuerpo, a mejorar el propio estado de ánimo y aumenta la confianza.

Una dieta sana y regular es necesaria siempre, ya que ayuda a estabilizar a la azúcar en la sangre.

Consuma comidas regulares para estabilizar sus niveles de azúcar en la sangre.

La cafeína, el tabaco y el alcohol afectan el estrés de las personas y pueden que agraven los episodios de pánico.

Finalizamos otro articulo, dándote algunos consejos de como hacer en caso de un ataque de pánico, siempre que hablamos de ansiedad una de las recomendaciones es el ejercicio de relajación, y el ejercicio físico, para controlar el ataque , si no observas resultados positivos,no olvides acudir al medico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.